QUÉ ES LA ORTODONCIA?

La Ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

¿PORQUÉ REALIZARSE UN TRATAMIENTO DE ORTODONCIA?

La ortodoncia es la única solución para corregir la mala posición de tus dientes.

Dientes torcidos y en mala posición son difíciles de limpiar. El tenerlos alineados, junto con tu higiene oral, los mantendrá sin caries, sin enfermedades de las encías ni pérdida de hueso.

Mantener una mala oclusión provocará un estrés en los contactos de los dientes que puede causar problemas en las articulaciones de la mandíbula, provocando dolores de cabeza crónicos o en cara y cuello.

El tener los dientes sanos y ordenados consigue una estética en la sonrisa que aumenta la autoestima, mejorando la actitud de la persona ante la vida. Una sonrisa bonita y en armonía con tus rasgos faciales, sana y equilibrada, favorece las relaciones humanas y profesionales.

A QUE EDAD COMIENZAN LOS TRATAMIENTOS?

La edad adecuada para tratar las maloclusiones varía según el tipo de problema y su gravedad. Por lo tanto, es aconsejable consultar al ortodoncista tan pronto se descubra una anomalía.

De todas formas recomendamos que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños para revisión por el ortodoncista al menos a los seis años. Los tratamientos ortodóncicos suelen asociarse con la adolescencia, pero, aunque no se empiece el tratamiento a edad temprana, es importante llevar a cabo un control para asegurar la mejor salud dental de los hijos.

TRATAMIENTOS DE ORTODONCIA

ORTODONCIA INTERCEPTIVA:

Este tipo de tratamiento es utilizado regularmente para corregir hábitos anormales (succión digital, respiración oral,…) que pueden interferir en el patrón regular de crecimiento de la cara y maxilares. Los tratamientos interceptivos se orientan a la corrección de toda alteración incipiente, dado que, de no tomarse algún tipo de medidas, empeoraría la maloclusión.

ORTODONCIA CORRECTIVA:

Cuando la maloclusión ya está consolidada.

ORTODONCIA FUNCIONAL:

Dirigida a realizar modificaciones funcionales que dan lugar a cambios estructurales. Estos aparatos, al variar la función de los músculos de la cara y masticatorios, proporcionan un medio más favorable para los maxilares en desarrollo, optimizando su potencial de crecimiento. Indicados en edades de 8 a 11 años.

ORTODONCIA REMOVIBLE:

Son aquellos que se los puede quitar el mismo paciente para limpieza, pero que, cuando se usan, van firmemente sujetos a las piezas dentarias. Con ellos se pueden aplicar presiones controladas sobre los dientes que se desee desplazar.

ORTODONCIA FIJA:

Mediante la colocación de brackets cementados sobre todas las piezas dentarias, así como de una serie de sofisticados arcos para lograr el desplazamiento de los dientes.

ORTODONCIA Y CIRUGÍA ORTOGNÁTICA:

En casos de deformidad extrema resulta necesario combinar la ortodoncia con la cirugía.

El ortodoncista, junto con el cirujano máxilofacial, elaboran conjuntamente el plan de tratamiento que proceda, valorando el protocolo de actuación en función del mejor momento para realizar la cirugía.

El protocolo clásico de actuación es “ortodoncia-cirugía-ortodoncia”. No obstante, en determinados casos, puede realizarse la cirugía primero, seguida de un tratamiento de ortodoncia post-quirúrgico.

Será tras un elaborado estudio personalizado, cuando  la Dra. Escuin y su equipo valoran la necesidad de tratamiento, el momento ideal para iniciarlo y la técnica más adecuada para tu situación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR